8 usos prácticos del aceite esencial de menta

El aceite esencial de menta resulta excelente para incluirlo en la elaboración de jabones, champúes, geles, pastas de dientes y cualquier preparado casero que se te ocurra para la higiene y cosmética natural.

Este aceite esencial ha sido obtenido por el método de destilación de sus flores y hojas y esto hace que todas sus propiedades medicinales se concentren en el aceite. Es, sin duda, uno de los aceites esenciales más conocidos y utilizados en aromaterapia.

Para usar el aceite esencial de menta de manera externa normalmente se diluye en un acete base, como por ejemplo el aceite de almendras dulces, el aceite de argán o incluso aceite de oliva.

¿Cuál es el mejor aceite esencial? Un aceite esencial de calidad es aquél que se ha elaborado a partir de materias primas procedentes de agricultura ecológica, sin restos de pesticidas, herbicidas ni otros tóxicos. El aceite esencial de menta ecológico es la opción más saludable y sostenible.

 

Principios activos del aceite esencial de menta

El aceite esencial de menta (Mentha piperita) cuenta en su composición con principios activos como el mentol, carvacrol, limoneno o menteno.

El aceite esencial de menta es muy polivalente y ofrece multitud de posibles usos para cuidarnos de manera natural. Vamos a conocer algunas de sus propiedades.

 

Propiedades del aceite esencial de menta

Este aceite tiene varias acciones medicinales o terapéuticas sobre el organismo:

  • Antiviral
  • Antiinflamatoria
  • Estimulante
  • Antifúngica
  • Analgésica
  • Regeneradora
  • Antibacteriana
  • Antiséptica

 

8 usos prácticos con aceite esencial de menta

1.- Aceite esencial de menta para el dolor de cabeza

El dolor de cabeza como la jaqueca o la migraña son muy comunes. La menta es uno de los mejores remedios naturales para el dolor de cabeza que nos puede ayudar a combatirlo.

Para aliviar el dolor de cabeza rápido sólo tienes que diluir dos gotas de aceite esencial de menta en una cucharadita de aceite base (aceite de almendras dulces o aceite de argán) y aplicarlo en la frente dando un suave masaje.

El efecto refrescante sobre la frente es muy agradable y calma muy rápido el dolor, tanto en jaquecas como en migrañas.

2.- Aceite esencial de menta para la caspa y los piojos

Si tienes caspa puedes añadir unas gotas de aceite esencial de menta a la hora de ponerte el champú para combatirla, o bien, puedes preparar tu propio champú casero y añadir el aceite esencial de menta para eliminar la caspa.

Además de que vas a sentir frescor y una sensación muy agradable en el cuero cabelludo, va a mejorar o prevenir su irritación, mejorará la circulación y esto estimulará el crecimiento del cabello más sanos y con brillo.

También ayuda a prevenir la aparición de piojos, y en caso de ya tenerlos puedes usar estos remedios para eliminar piojos.

3.- Aceite esencial de menta para estimular la circulación de la sangre

El efecto estimulante de este aceite esencial incrementa la circulación sanguínea.

A su vez este incremento en la circulación sanguínea conlleva mayor oxigenación al cerebro, órganos, músculos y todas las estructuras de nuestro cuerpo.

Esto en el caso de personas con diabetes puede tener acción protectora ante problemas circulatorios que puedan llevar a alteraciones en la piel y problemas en pies y piernas.

Aprovecha la acción estimulante y refrescande de la menta para las piernas y pies cansados añadiendo varias gotas del aceite esencial a un aceite base, como por ejemplo el de almendras dulces o el de argán. Realiza un masaje en círculos y ascendente (hacia el corazón).

Para la circulación de la sangre también son muy útiles el romero y el castaño de indias.

4.- Aceite esencial de menta para el cuidado de la salud bucodental

¿Quién no ha utilizado una pasta de dientes de menta? El aceite esencial de menta es un ingrediente clásico de las pastas de dientes caseras y de las comerciales.

Esto se debe a que la menta elimina el mal sabor de boca, aporta sensación de frescor y combate las bacterias que dañan las encías y los dientes. También es beneficioso por su efecto antiinflamatorio y porque puede ayudar a mitigar el dolor de dientes y muelas.

 

5.- Aceite esencial de menta para aliviar los dolores y reducir la inflamación

Uno de los usos tópicos y externos del aceite esencial de menta más comunes es para reducir el dolor y la inflamación.

Su efecto refrescante alivia notablemente los casos de inflamación, especialmente cuando la zona inflamada está caliente.

En los casos de dolor e inflamación por golpes, torceduras, etc. aplicar el aceite de menta diluido en un aceite base, como por ejemplo el aceite de almendras dulces o el de argán, es muy útil para “refrescar” la zona y mejorar la movilidad aliviando dolor e inflamación.

6.- Aceite esencial de menta para las malas digestiones

Uno de los usos tradicionales de la menta es para mejorar la digestión de los alimentos y ayudar a expulsar los gases acumulados en el tracto gastrointestinal.

Sólo hay que añadir entre 2 y 3 gotas de aceite esencial de menta a 200 ml de agua y beber después de las comidas.

Para estos casos es imprescindible utilizar un aceite esencial que sea ecológico y apto para consumo interno. Si no lo especifica en el recipiente es que no es apto para consumo y por tanto no se debe ingerir.

Además el aceite esencial de menta puede aliviar el estómago revuelto, náuseas y los mareos que se producen al ir en coche u otros medios de transporte. En este caso sólo necesitas ponerte una gota de aceite esencial de menta en la cara interna de la muñeca para sentir alivio.

7.- Aceite esencial de menta para problemas respiratorios

El mentol, uno de los principios activos del aceite esencial de menta resulta muy beneficioso para despejar las vías respiratorias.

Este aceite esencial es un remedio casero muy útil para aliviar los casos de congestión nasal, nariz tapada o taponada, sinusitis, asma, resfriados, gripes, etc.

Lo puedes usar en vahos: añade unas gotas de menta a un bol de agua hirviendo o muy caliente y respira los vahos que salen del bol.

8.- Aceite esencial de menta para combatir los hongos

Una de las propiedades del aceite esencial de menta que más se ha estudiado es su acción antifúngica, siendo un remedio natural muy eficaz para prevenir y combatir los hongos de uñas y piel.

En este caso se aplica el aceite esencial de menta de manera local en la zona de la piel que queramos tratar, pero antes lo diluimos en un aceite base (como por ejemplo aceite de argán, aceite de almendras dulces o incluso aceite de oliva). Si se usa en las uñas se puede aplicar sin necesidad de diluir, ayudándonos con un bastoncillo o algodón limpio.

 

Fuente: https://www.ecoagricultor.com

También puede interesar

Un comentario

Dejar un comentario