Tarta de queso con fresas sin lactosa

Se acerca un día muy especial, el próximo domingo 6 de mayo, es el día de la madre, por ello, hemos preparado esta deliciosa receta para que la degustes con una de las personas más especiales. Fácil, rápida y deliciosa, definen esta tarta de crema de queso con fresas.  No necesitarás horno  para su elaboración y sus componentes son sin lactosa y aptos para veganos. Así que prepárate para disfrutar…

Prepara todos estos ingredientes para la elaboración de esta deliciosa receta casera de tarta de queso con fresas.

Base para la tarta:

  • Molde redondo de 23 cm.
  • 200gr galletas sin lactosa.
  • 90 gr de margarina sin lactosa.

Relleno para la tarta:

Decoración de la tarta:

 

 

Para la base de nuestra tarta de fresas vamos a seguir los siguientes pasos:

  1. En primer lugar, debemos triturar las galletas hasta hacerlas completamente polvo. Podemos introducir las galletas en el interior de una pequeña bolsa de plástico y golpear las galletas con un rodillo o una maza de mortero de madera.
  2. A continuación, introducimos la margarina en un bol y la derretimos en el microondas, con unos 20 segundos será suficiente, dependiendo de la potencia del microondas.
  3. Añadimos la margarina derretida a las galletas trituradas y las mezclamos bien hasta quedar un color uniforme. Volcamos la mezcla en nuestro molde redondo de unos 25 cm de diámetro. Apretamos bien la masa para compactarla lo máximo posible, puedes utilizar un vaso para ayudarte.
  4. Dejamos enfriar en la nevera.

Una vez terminada la base de la tarta  de fresa, la dejamos a un lado en el frigorífico para que vaya compactando la masa. Ahora empezamos con nuestro delicioso relleno.

  1. Ponemos a calentar, a fuego medio, la nata sin lactosa y el azúcar integral bio hasta que se disuelva completamente.
  2. Añadimos a la mezcla la crema de queso sin lactosa y la dejamos que se disuelva también con la nata y el azúcar, hasta quedar uniforme.
  3. Para potenciar el sabor, le añadimos una cucharadita de aroma de vainilla y la ralladura de medio limón mediano. Volvemos a mezclar bien.
  4. Por otro lado, en agua muy fría, hidratamos 4 hojas de gelatina. Una vez comprobemos que tuene una textura más blanda, la añadimos a la mezcla de la crema de queso.
  5. Retiramos la mezcla del fuego y continuamos mezclando con el calor residual la gelatina con la crema de queso. Dejamos la mezcla enfriar unos 20 minutos, hasta que la encuentres tibia.
  6. Una vez tibia, incorporamos la mezcla al molde de la base de galletas. Con especial cuidado al mezclarla, ya que se podría romper la base de galletas, utiliza una cuchara para que no caiga directamente.
  7. Para terminar la base y el relleno, dejamos enfriar en la nevera durante 2 o 3 horas hasta que cuaje.

Decoración o cobertura de la tarta:

  1. Limpiamos bien las fresas en el fregadero y les cortamos el pedúnculo o “rabito” de las fresas.
  2. Una vez limpias, cortamos en 4 trozos unos 350 gr del total de las fresas y el resto las reservamos a un lado.
  3. Con el resto de las fresas, unos 150 gr o 200 gr, las machacamos dejando trozos más grandes y más pequeños y las ponemos en un cazo a fuego medio. Añadimos el azúcar integra, agua y zumo de limón. Durante unos 8 o 10 minutos, dejamos la mezcla y vamos removiendo de vez en cuando.
  4. Una vez pasado 8 o 10 minutos, retiramos los restos de fresas y dejamos reducir el almíbar unos minutos más, no demasiado, ya que al enfriar se espesa. Después retiramos la mezcla el fuego.
  5. Cuando veamos que el almíbar este tibio, lo añadimos al bol con la base y el relleno. Colocamos el resto de fresas troceados encima del almíbar y dejamos enfriar en la nevera toda la noche.