exfoliante_exposición_al_sol_bio_betica_biobetica

¿Cómo preparar nuestra piel para la exposición al sol?

Llegan los meses más intensos de verano. Todos deseamos ir a la playa y disfrutar del aire libre. Pero no podemos olvidarnos de nuestra piel, por eso ¿Cómo preparamos nuestra piel para la exposición al sol? Hoy daremos unos consejos para que nuestra piel no sufra con la exposición al sol.

 

El primer consejo de todos es exfoliar la piel. Es un paso que muchos olvidamos en nuestra rutina de cuidado. Sin embargo es muy necesario ya que elimina las pieles muertas y limpia impurezas. Esto se traduce en una piel mucho más sana. El exfoliante puede ser hecho en casa o en un centro de belleza, pero si te decantas por un exfoliante casero aquí te dejamos la receta.

 

Exfoliantes caseros:
  • Mezclamos un poco de azúcar integral con crema limpiadora. Aplicamos en el cuerpo con movimientos circulares y aclaramos con agua tibia.
  • Mezclamos 3 cucharadas de azúcar y el zumo de medio limón. Añadimos 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • Con 1 cucharada de copos de avena triturados y el zumo de un limón añadimos  2 cucharadas de un aceite vegetal portador como el de almendras dulces, el de coco o el de argán.

 

¿Cuál es el siguiente paso? Hidratar. Es esencial para que la exposición al sol no sea tan perjudicial. Utiliza crema hidratante en el rostro y cuerpo como rutina diaria. Además bebe abundante agua. Si quieres hidratar tu cuerpo también puedes hacerlo utilizando aceites vegetales, pero siempre por la noche.

Lo siguiente que debemos tener en cuenta, es que no podemos lanzarnos a tomar el sol muchísimas horas la primera vez. Es decir, que tengamos una exposición progresiva. Utilizando siempre protección. Siempre evita, en las primeras exposiciones, tomar el sol entre las 11 y las 15 horas.

Debemos, siempre, utilizar protección solar para nuestro tipo de piel. Es más, es recomendable que utilicemos protección siempre que vayamos a estar expuestos al sol, no solo en la playa o piscina. Si tu piel es muy clara y tienes tendencia a quemarte, utiliza factor 50, por lo menos los primeros días. En cambio si tu piel es clara, aunque no tanto como la primera, utiliza factor 30. Finalmente si eres de piel oscura y te bronceas rápido utiliza factor 20 o incluso 12. Pero siempre utiliza protección solar.

Por último, puedes ingerir alimentos que aceleran el bronceado. ¿Cómo los reconocemos? Por su color. Suelen ser de color rojo, naranja o marrón. Son los alimentos con caroteno como por ejemplo la zanahoria, el tomate, la calabaza, los espárragos o el huevo.

 

Cuéntanos tus trucos para preparar tu piel para la exposición al sol en Facebook, Twitter o Instagram.

También puede interesar

Dejar un comentario