¿Contaminan las cremas de protección solar?

¿Os habéis preguntado alguna vez, si contaminan las cremas solares que utilizamos habitualmente cuando vamos a la playa?

 

La respuesta es SÍ. Las cremas solares que utilizamos para protegernos de la radiación solar, tienen un impacto medioambiental en el medio marino.

 

Varios estudios manifiestan que la protección solar de los bañistas libera cantidades significativas de TiO2 contaminante (dióxido de titanio) en el mar. El TiO2 es uno de los ingredientes principales de los protectores solares. Es el ingrediente que actúa contra los rayos ultravioleta (UV). En las cantidades utilizadas en los protectores solares es considerado, generalmente, seguro para el ser humano. El TiO2 concentrado o con la exposición a largo plazo podría resultar tóxico para peces y otros organismos acuáticos.

 

En la mayoría de las cremas solares, contiene pequeñas nanopartículas de TiO2 recubiertas de productos químicos protectores. El tamaño de la partícula es tan pequeño que permite crear una barrera transparente que protege la piel de los rayos del sol, absorbiendo la luz ultravioleta.

 

En la actualidad, los investigadores han hallado nanopartículas que han perdido su capa protectora, exponiendo el TiO2 más tóxico en el medio marino.

 

Los investigadores aseguran que al estar el mar en movimiento, la contaminación por dióxido de titanio se dispersará. Sin embargo, observaron una acumulación en el litoral marítimo que podría afectar considerablemente. Por otro lado, en aguas estancadas como lagos o piscinas de agua de mar, la acumulación sería más pronunciada al no haber dispersión.

 

Varias empresas ya están trabajando en filtros UV de nanopartículas y formulaciones de protección solar que reducirán el daño del dióxido de titanio.

 

Piden el cierre de la playa de Nerja (Málaga)

Ha advertido, el Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía (GENA), del problema de contaminación de las calas de Maro, por filtros solares de cremas de protección usadas por los bañistas.

 

Han solicitado mediante un escrito a la Delegación Provincial de Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, que las calas del Paraje Natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo, sean cerradas al público como medida preventiva. Recordando a la Delegación que esta obligada a gestionar debidamente sus espacios naturales protegidos, mediante medidas de conservación y mantenimiento de los hábitats y especies.

 

Debido a la masificación turística durante la temporada de verano, y al hecho de que las calas se caracterizan por ser playas de poca anchura protegidas lateralmente por sendos salientes que impiden la corriente. Deben ser consideradas playas semiconfinadas, por su baja movilidad de masa marina, teniendo presente que cualquier agente contaminante tiene tendencia a establecerse en las aguas.

También puede interesar

Dejar un comentario